REINADO DE ISBEL II

Como Fernando VI no tuvo hijos varones tuvo que cambiar la ley de sucesión para que su hija Isabel II pudiera suceder el trono.

Pero claro, su hermano Carlos María Isidro no estaba de acuerdo en eso así que a partir de ese momento comenzaron las guerras " Carlistas".

Pero a pesar de esto en 1833 Isabel II subió al trono.

En su reinado estuvieron presentes guerras entre Moderados: Liberales que mantenían la postura del Rey, es decir, que el podía reinar sin rendir cuentas a nadie.

Progresistas: Liberales que querían que hubiera una monarquía constitucional.

Debido a esto hubo revueltas y pronunciamientos militares.

Y en 1868 ocurrió un revuelta conocida como  "La Gloriosa" y la reina abandonó España.

EL FINAL DEL SIGLO XIX

 Cuando Isabel II se fué , se aprobó una nueva constitución que estableció una monarquía, por ello, empezaron a buscar un nuevo rey para España.

Y en 1871 se eligió a Amadeo de Saboya el hijo del rey Víctor Manuel II de Italia.

Pero Amadeo I era un rey extranjero y no le apoyaba mucha gente. Por eso, dos años después renunció al trono español.

Después de la abdicación de Amadeo I, hubo una República.

 Era la primera vez que en España el jefe del Estado no era un rey, sino un presidente elegido por los ciudadanos.

Pero esta forma de gobierno tampoco contó con los apoyos suficientes y apenas duró un año. En ese periodo de tiempo tan corto hubo hasta cuatro presidentes.

En 1874 un pronunciamiento militar acabó con la República y se instauró de nuevo una monarquía.

LA RESTAURACIÓN

En 1874 subió al trono Alfonso XII, hijo de Isabel II.

Con él, comenzó una nueva estapa "La Restauración" también se estableció la alternancia del gobierno con partido:

Liberal:  Presidido por Práxedes Mateo Sagasta, representaban a la burguesía. Herederos de los progresistas.

 

Conservador: Liderado por Antonio Cánovas del Castillo.

Agrupaba a los propietarios de extensas tierras y a los altos mandos del ejército, herederos de los moderados.

Alfonso XII murió en 1885 y le sucedió su hijo Alfonso XIII. Su madre, María Cristina, gobernó en su nombre hasta que cumplió 16 años.

En 1898, durante el reinado  de María Cristina, España perdió sus últimas colonias en Cuba, Puerto Rico y Filipinas.